El restaurante cuenta con una huerta propia ubicada sobre una isla con acceso mediante un puente romano, donde se cultivan diversos productos (dependiendo de la temporada) que luego se servirán en la mesa. Todos los días, el propio Jose Mari junto a su mujer e hijo, se encargan de mimar las lechugas, pimientos, tomates….

Todo lo que en la huerta se trabaja sirve para dar a sus platos el inconfundible sabor de la comida tradicional vasca.

Además Bedua ofrece la posibilidad a los clientes de poder comprar las verduras que en dicha huerta se cultivan. Tanto es así, que el cliente antes de disponerse a comer en el asador puede acercarse a la huerta situada a pocos metros del restaurante y se le enseñará los productos que en ella se cultivan.